El régimen del FSLN encabezado por Ortega aplica represión selectiva, "diálogo nacional" , generación del terror al promover y facilitar actos vandálicos y concesiones risibles
 
Nosotros hemos publicado nuestra posición sobre lo que viene sucediendo en Nicaragua contra el gobierno de Daniel Ortega un servil de loy yanquis y el FMI, hemos visto históricamente como se dan los cambios de régimen político en esa dictadura de grandes burgueses y terratenientes al servicio del imnperialismo, que es el Estado nicaraguense. Cambios que se dan en medio de grandes luchas populares que recurriendo a la lucha armada tuman los régimenes tiránicos para sustituirlos por un nuevo régimen tiránico. Ahora estamos asistiendo a ua nueva edición de la lucha del pueblo nicaraguense contra el régimen fascista corporativo encabezado por Daniel Ortega y su mujer. Lo que necesita el pueblo de Nicaragua no es un simple cambio de régimen sino acabar esa dictadura de grandes burgueses y terratenientes al servicio del imperialismo principalmente yanqui, lo que solo se puede conseguir mediante la guerra popular dirigida por el PC, que mediante ella barra las tres montanas que oprimen al püueblo, cuaklminando así la revolución democrática para marcharv inmediatamente a la revolución socialista.
 
Hoy publicamos una nota interesante publicada por Página 12 de Argentina y cvuyo autor es un académico que trabaja para el gobierno salvadoreno, es decir de gente que están en la misma orilla del gobierno de Ortega, es decir de la facción burocrática pero que se desmarcan del ismo por su alineamiento con los imperialistas yanquis y que al menos tienen algo de verguenza por la descarada y bárbara represión contra el pueblo de Nicaragua que ya ha causado 200 muertos. Es de destacar del artículo lo siguiente:

"...el régimen político nicaragüense está fracturado desde su base.
Después del inicio de las acciones represivas contra la emergencia estudiantil a partir del 19 de abril (y que han continuado hasta este día, solo que ahora ya tienen más destinatarios), la situación política en Nicaragua es ahora de máxima inestabilidad y de pronóstico reservado.

La opción de choque frontal frente a la amplia movilización estudiantil y popular ha dado lugar a un cuadro inesperado de resolución al límite.

Lo que ha eclosionado en Nicaragua de un modo un tanto espontáneo y diverso desde el 19 de abril es un auténtico proceso de insubordinación social, que en la región centroamericana actual comporta una compleja novedad. La idea de que todo esto es un montaje de intereses ajenos a Nicaragua no es más que una cortina de humo que pretende tapar el sol con un   dedo.

La forma de gestión política en Nicaragua está deslegitimada y esto explica la amplia repulsa ciudadana, que las gigantescas movilizaciones convalidan. Aunque el detonante podría situarse en las reformas de abril al Seguro Social, a estas alturas lo que hay es una clara tendencia hacia la redefinición estratégica de la esfera de poder estatal. Lo que está en juego ya no es solo unas demandas sociales sino que está sobre la mesa y en las calles el cese abrupto del actual gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN. Y este es el punto neurálgico que definirá el curso de acción en lo inmediato".
 
Leer el artículo completo
09 de junio de 2018. Página 12, Argentina.
Opinión
Nicaragua y Latinoamérica
Por Jaime Barba
 
Siempre es difícil aprehender de un manotazo todas las facetas de un fenómeno social en marcha. Los actores se mueven rápido. Evolucionan como un resorte y a veces involucionan de forma inesperada. Nada está quieto ni nada está dado ni finiquitado. Los escenarios estrenan cada mañana un nuevo formato.

Eso es lo que está sucediendo en Nicaragua, donde el régimen político nicaragüense está fracturado desde su base.

Después del inicio de las acciones represivas contra la emergencia estudiantil a partir del 19 de abril (y que han continuado hasta este día, solo que ahora ya tienen más destinatarios), la situación política en Nicaragua es ahora de máxima inestabilidad y de pronóstico reservado.

La opción de choque frontal frente a la amplia movilización estudiantil y popular ha dado lugar a un cuadro inesperado de resolución al límite.
Lo que ha eclosionado en Nicaragua de un modo un tanto espontáneo y diverso desde el 19 de abril es un auténtico proceso de insubordinación social, que en la región centroamericana actual comporta una compleja novedad. La idea de que todo esto es un montaje de intereses ajenos a Nicaragua no es más que una cortina de humo que pretende tapar el sol con un   dedo.

La forma de gestión política en Nicaragua está deslegitimada y esto explica la amplia repulsa ciudadana, que las gigantescas movilizaciones convalidan. Aunque el detonante podría situarse en las reformas de abril al Seguro Social, a estas alturas lo que hay es una clara tendencia hacia la redefinición estratégica de la esfera de poder estatal. Lo que está en juego ya no es solo unas demandas sociales sino que está sobre la mesa y en las calles el cese abrupto del actual gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN. Y este es el punto neurálgico que definirá el curso de acción en lo inmediato.

La salida sin condiciones de las dos cabezas principales de ese gobierno facilitaría las cosas, pero no las resolvería, puesto que lo que requiere Nicaragua es una profunda remoción institucional. Desde el heterogéneo campo de la ciudadanía insubordinada las tareas están encaminadas en esa dirección. Incluso, en el llamado diálogo nacional esa es la posición: buscar el modo más rápido y efectivo para iniciar la recomposición nacional.

No obstante que se ha activado una amplia mayoría ciudadana organizada y movilizada en diferentes puntos del país y que adversa con manifestaciones y con cortes de ruta al actual gobierno del FSLN, también es cierto que ese gobierno ha establecido una línea clara para el manejo de la actual tensión, y que puede resumirse así: represión selectiva, diálogo nacional sin avanzar en ninguna dirección, generación del terror al promover y facilitar actos vandálicos y concesiones mínimas frente a la presión internacional.

Si el gobierno de Nicaragua no hubiese optado por la represión brutal y desde el primer momento se hubiera abocado a la exploración de interlocuciones confiables quizá se habría desactivado el descontento y este  grave momento no existiría. Pero ya es tarde para eso, porque los más de cien muertos en menos de dos meses provocados por la represión sitúan las cosas en un punto de no retorno.